Todo es cuestión de expectativas

Todo es cuestión de expectativas